top of page

Minsalud y más de 30 asociaciones estructuran Mesa de Participación de Enfermedades No Transmisibles

  • Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes son algunos de los principales tipos de enfermedades no transmisibles.

  • Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren por ENT 15 millones de personas entre 30 y 69 años; más del 85% de estas muertes "prematuras" ocurren en países de ingresos bajos y medianos.

  • La Mesa ha venido desarrollando diferentes encuentros con los diferentes actores para discutir sobre los retos, desafíos y oportunidades de mejora en torno a temas como Plan Nacional de Vacunación MSPS- Manejo de residuos o desechos clínicos, procesos de migración para la salud, barreras de acceso en las diferentes EPS del país, entre otros.

  • Como parte de sus acciones, se llevó a cabo el segundo foro ‘¿Cómo lograr ciudades saludables en Colombia?’ en donde si dio un espacio para debatir sobre la atención primaria en salud, educación, participación y control social.

Siendo la tasa de mortalidad por enfermedades no transmisibles la primera causa de muerte prematura en Colombia y teniendo en cuenta que enfermedades como la diabetes la padecen 3 de cada 100 colombianos y 1 de cada 5 presentan obesidad, es cada vez más necesario consolidar dentro del Plan Decenal de Salud Pública, la implementación de estrategias que impulsen el compromiso de gobernantes y ciudadanos de promover la atención integral y derribar las barreras de acceso de la población.

Es por esto que con el fin, entre otras cosas, de articular las acciones de diferentes asociaciones y definir estrategias que permitan promover la atención integral de estas enfermedades a través de la incidencia en las políticas públicas, se ha puesto en marcha la primera Mesa de Participación para ENT, un espacio de organización ciudadana con asistencia técnica del Ministerio de Salud y Protección Social en el que convergen más de 30 organizaciones sociales, entre ellas organizaciones científicas, de pacientes y usuarios y la subdirección de ENT del Ministerio de Salud.

Para Erika Montañez, líder de pacientes y directora de la Fundación Voces Diabetes, gran parte de las ENT presentes en el país dependen de manera fundamental de determinantes sociales, cambios demográficos, estilos de vida malsanos e inapropiados hábitos alimenticios, teniendo en cuenta que, por ejemplo, el 44% del impacto de la diabetes es provocado por el sobrepeso y la obesidad y el 56% de la población entre los 18 y 64 años de edad, presentan una de estas condiciones.

Con estas cifras, el Gobierno Nacional y las diferentes asociaciones del sector a través de la Mesa de Participación buscan, entre otras cosas, fomentar la promoción de los estilos de vida saludables y fortalecer la educación en salud de la población, ya que como explica la vocera de pacientes, la salud además de estar relacionada con la atención y la prestación de un servicio también tiene un origen comportamental, por lo que la educación en prevención y promoción es un elemento fundamental para el desarrollo de estrategias que permitan disminuir la prevalencia de estas patologías.

Así mismo, Gerson Bermont, director de promoción y prevención del Ministerio de Salud, advierte que la prevención y control de este tipo de enfermedades depende solo un 20% de la prestación de los servicios de salud y, el 80% restante, resulta de lo señalado por la vocera de la Fundación.

“Necesitamos trabajar y enfocarnos en el desarrollo de ciudades saludables que cuenten con infraestructura adecuada para la realización de actividad física, el acceso a alimentos saludables a través de mercados campesinos, continuar con estrategias como los ambientes libres de humo y el fortalecimiento de las redes de apoyo”, agrega el funcionario.

Por otra parte, para Bermont, la pandemia ha desencadenado y enfatizado una serie de problemáticas cuyo impacto real no se podrá conocer hasta después de cierto tiempo, pues medidas como el confinamiento, dieron paso a un aumento en el sedentarismo, en el consumo de alimentos procesados y ultra procesados, entre otros factores, sobre todo en niñas, niños y adolescentes.

Según un estudio realizado por la Sociedad Colombiana de Cardiología, durante el confinamiento 75,2% de los niños no lograron sumar los minutos recomendados de actividad física, el 82,8% superaron el tiempo recomendado diariamente frente a dispositivos electrónicos y el 44% presentó un aumento de peso. “Vamos a evidenciar a futuro una serie de atenciones no prestadas a estas enfermedades crónicas que, en muchos casos, pudieron ser evitadas”, agrega Bermont.

Finalmente, Lorena Calderón, profesional especializado de la Subdirección de Enfermedades No Transmisibles de Minsalud, indicó la importancia de darle la relevancia a este tipo de enfermedades en materia de políticas de salud pública. “Hay que continuar creando políticas públicas mucho más fuertes y eficientes dirigidas a la comunidad, con el fin de que podamos tener una mejor calidad de vida y bienestar, además de un envejecimiento activo y saludable”.

3 visualizaciones0 comentarios
Publicar: Blog2_Post
bottom of page