3 maneras de cuidar su salud y mantenerse en forma en el regreso de las vacaciones

Bodytech comparte las principales recomendaciones para que pueda tener hábitos saludables al retomar su rutina luego de este tiempo de descanso.


Una de las preocupaciones más recurrentes durante la época de vacaciones son los excesos y el impacto de los hábitos inadecuados en la salud. Según la OMS, un estilo de vida saludable ayuda a prevenir y a controlar las enfermedades crónicas no transmisibles, mejorar la salud mental y favorecer el bienestar. Es por eso que el club médico deportivo comparte los principales aspectos a tener en cuenta para retomar estos hábitos al volver a la rutina de trabajo o estudio luego del descanso de mitad de año.


2. Realice una evaluación de su estado físico

Es indispensable analizar qué aspectos cambian cuando se presentan tiempos de inactividad extensos o cambios abruptos en los estilos de vida. Además, si se cuenta con alguna patología o condición de salud es importante acudir a consulta con un especialista para seguir sus recomendaciones. “Se debe revisar que el paciente no cuente con lesiones, validar su flexibilidad y fuerza. También es vital realizar una evaluación a nivel cardiovascular, osteomuscular y un análisis de la composición corporal. Los programas deben ser personalizados basándose en estos resultados”, afirmó Alejandro Sarmiento, líder científico de Bodytech.

2. Diseñe un plan de alimentación

Es importante contar con un plan de alimentación balanceado. Algunos factores a considerar son incluir proteína, frutas sin exceso, verduras, agua e ingesta de omega 3. Adicionalmente, disminuir los carbohidratos simples y acompañar con un programa de entrenamiento. “Se recomienda consumir cinco porciones de fruta y verduras a la semana, mantener el aporte de proteína para producir saciedad y no perder masa muscular, y consumir grasas saludables como el aguacate y las semillas”, destacó Sarmiento.

3. Retome el ejercicio de forma moderada

La frecuencia del entrenamiento depende de la actividad física que cada persona haya realizado antes o durante las vacaciones, pero es primordial iniciar de manera paulatina para evitar lesiones. El error más común es que se comienza a entrenar como si no se hubiera parado, con la misma fuerza, intensidad o cargas y esto puede tener graves implicaciones. Además, la mayoría de las veces existen alteraciones en la flexibilidad y el peso que tienen una incidencia en la resistencia. “Si se tenía un programa fuerte y se suspendió por completo, se debe iniciar con el 50% de la carga e ir aumentando semanalmente un 10% para que después del mes se logren manejar los pesos que se tenían antes de las vacaciones pero sí se realizó algún tipo de actividad física, el porcentaje de carga puede ser más elevado. Si es alguien con hábitos sedentarios, se recomienda empezar tres días a la semana no continuos e ir progresando cada 15 días”, explicó Sarmiento. Si el objetivo es el control de peso se deben realizar entrenamientos de 150 a 300 minutos en los que se incluya cardio de intensidad moderada cinco veces a la semana más dos entrenamientos de fuerza, que involucre los grupos musculares más grandes. Si lo que quiere la persona es aumentar masa muscular, se recomienda realizar cardio tres veces a la semana tratando de llegar a los 150 minutos si no es una persona muy delgada. Esto acompañado de entrenamiento de fuerza más de tres veces con una periodicidad de máximo seis días y tiempos de descanso elevados. Por último, es importante hidratarse antes, durante y después del entrenamiento solo con agua, a excepción de aquellos entrenamientos de más de 45 minutos en los que se recomienda el consumo de electrolitos y carbohidratos para ayudar a la recuperación.


4 visualizaciones0 comentarios